Playa

IMG_7483

Cuando nos despedimos de la playa el pecho se encoge y el aliento se entrecorta. Cómo la despedida nerviosa con una amiga que decide marchar a Londres a buscar mejor suerte.

Y cómo robots con pilas nos movemos esperando el nuevo sol, con la esperanza de algún día llenar de nuevo de aire puro los pulmones. Y coger fuerzas para caminar de nuevo bajo la lluvia. Bajo la heladora caricia de los días. Bajo la sombra gris del gran reloj que con precisión marca la salida.

Porque cuando vivimos en bañador, se convierte la juventud en aliada. La juventud deja de tener edad, para siempre. Porque lo sientes en tu piel. Una piel morena, sensual.  Una piel libre, donde la camiseta es un mero  trapo de quitar el polvo. Y el sol dibuja las líneas de expresión de tus ojos.

Cuando decimos adiós con la mano al vaivén de las olas, nos despedimos también de  la arena de la playa en los pies. De la brisa del mar.

De las noches infinitas bajo las estrellas. Del fuego ardiente de aquel amor de verano. Del sudor de las miradas, de los cuerpos que se mecen como un balancín oxidado sin rumbo.

Y adoptamos como compañera a la rutina.

Anuncios

Madre

¿Porque yo madre?

No encuentro respuesta.

El agua corre entre las manos como el deshielo de la montaña corre por el río hacia el mar.

El vaso, siempre vacío. Siempre transparente.

No se vislumbra el final.

– Que he hecho mal, madre?

La piel arde como una quemadura que nunca termina. Y duele. La llaga nunca se cierra.

El rio nunca deja de correr como el miedo que nunca deja de perseguir.

Miedo a que hijo mio? Pregunta la madre.

Acuéstate en mi pecho. Descansa.

Se derrumba el hijo en lágrimas en los brazos de la madre. Mientras la madre le sostiene con la fuerza de mil hombres. La pena pesa más que sus huesos. Y no hay consuelo.

Entre mocos y lágrimas se escucha un balbuceo. Y la madre aguanta. Y aguanta.

-No te dejaré caer amor mío. Nunca. Cual es tu pena?

El hijo clava la mirada en los ojos de la madre como si fuese su último aliento.

– Soy gay, madre.

¿Todavía me quieres?

Esperanza

No. No. No.

No eres suficientemente alto. Ni suficientemente bueno. Ni delgado. Ni femenina. Qué mal estudiante! Que despojo. Que inhumano.

Solo basta con mirar de reojo para volver a escuchar a aquella maestra franquista o aquel compañero envidioso. Aquella vecina o aquel desconocido.

¿En qué momento señor mío permitimos tanta desidia? 

Que dañinas! Como balas que atraviesan los niños con el odio. Y los envenenan. Y luego los culpan. Los juzgan por su ira, por su rabia. Por un enfado tan legítimo, como legítimo fué el veneno de la serpiente.

Cómo hemos errado como padres. Cómo amigos. Cómo hermanos. Porque sólo había que cambiar los noes por sies.

Eres suficiente hija. Eres bueno. Eres preciosa. Eres única e irrepetible. Me encanta como dibujas. Cómo caminas. Esos tacones hijo; te quedan preciosos. 

Desapareció la rabia. 

Porque luego, es muy tarde. Tráeme flores en vida, amor mío. No me las traigas en muerte.  

Como un 25 de Abril portugués. Con la valentía de todas aquellas mujeres que se unieron para poner fin a la guerra y con flores taparon las armas.

Esas serán nuestras armas! Usaremos las flores para combatir el miedo. Y desaparecerá el enfado, y desaparaecerán los fantasmas de las aulas. Y las armas también se esfumarán de los recreos.

Y aquella madre podrá de nuevo dormir en paz.

Zapatitos rojos

huir 2

 

El  mundo que conocías, tú mundo, se esfumó. Se derribó como se derriba un montaña de naipes con el viento. Te dió la espalda por ser quién eres. Por ser mujer. La calle. La calles es más segura que los golpes y el odio. Corres.

Llega la noche y con ella el miedo, el frío y los fantasmas. Caminas a oscuras por la acera dirección a la luz. Porque el día es lo único que puede salvarte. Que se esfume pronto la oscuridad. Caminas con tu pequeña bolsa de deporte en la mano y tus zapatitos rojos de tacón. La vida se ha vuelto tan inestable como cada zancada que avanzan tus pies. Suena un violín de fondo. El suelo helado y sucio congela tus piernas.

No intentes cerrar los ojos, porque puede que sea este el último parpadeo. En ocasiones rezas al cielo para que lo sea. Hay que seguir. Hay que encontrar algo de comida. El hambre y el cansancio dibujan tu rostro. La tensión corrompe cada uno de tus pensamientos y ya no te quedan fuerzas para llorar. El silencio y la soledad invaden tu alma como el fuego invade el bosque. Y  lo convierte en cenizas.

Arañas los primeros rayos de sol con la esperanza de vivir un día más y sin darte cuenta te desplomas entre dos sillas de oficina. Y te hundes. Te hundes con esta sociedad. Cogidas de las manos soñando que algún día todo va a cambiar.

Suena un violín de fondo.

 

La ternura

 

EAL86734

Gata y yo tenemos muchas cosas en común. De hecho opino que Gata es un poco de cada una de todas nosotras; y nosotros.

Ella y yo nos tumbamos en la cama de la misma manera, boca arriba. Solemos imaginar que hubiese sido de nuestra vida si no hubiesemos dado ese último portazo; si no hubiesemos  robado las caricias de aquel extraño en una noche loca o roto a llorar con el último single de Lady Gaga. Ya he dicho que Gata somos un poco todas, porque todos somos en algún momento `Million Reasons´

Recuerdo tintarme el pelo, raparmelo, llevarlo largo y en cresta. Recuerdo las miradas de juicio, y mi cara de soberbia como respuesta. Porque a la gente le cuesta un poco lo diferente. Pero a Gata y a mi eso ya no nos importa. ¿A qué tú también te has sentido observado, como en el Gran Hermano de la vida?  Ya te he dicho que tu también eres Gata. Y espero que a ti tampoco te importe mucho la opinión ajena, porque al final del camino solo quedarás tú y tus actos.

Al pasar las páginas me vienen a la mente cientos de imágenes, como de diapositivas que se enganchan en una máquina antigua. Me acuerdo de mi amigo A. gritando `No a la guerra´ mientras yo sostengo una bandera libertaria. Recuerdo ponerme una camiseta de mujer, porque no hay nada malo en ser mujer. A Gata le sucede lo que a mí, pensamos que la revolución será feminista o no será.

Por si todavía no lo sabes, Gata es la protagonista del libro de una persona a la que quiero y admiro, mi amigo Roy Galán. Te animo a leerlo y a leerle, porque como ya he dicho tu también eres Gata, descúbrelo. Y a leerle, porque en sus dedos tiene el don de la revolución.

Niñas con pene y niños con vulva

 

1484059769_220032_1484060377_noticia_normal

 

No voy a decir su nombre. No porque les tenga yo ningún miedo, sino porque no se merecen ni una línea. Llevamos  varias horas hablado de esos descerebrados en las Redes Sociales, en Noticieros  Prime Time y conversaciones en casa o con amigos.

Este colectivo ha lanzado un autobús por las calles de España con un lema en contra de la libertad sexual de los niños y niñas de este país. Y en particular contra uno de los colectivos más vulnerables que existen; los y las menores transexuales.

El lema es ofensivo y cavernícola como ya todos sabemos, y según acabo de mirar en Change.org existe una campaña que pide su retirada con más de 70.000 firmas (Por supuesto, he participado, y animo a todo el mundo a hacerlo) Esta misma mañana autoridades políticas de Madrid y organizaciones sociales han puesto el asunto en manos de fiscalía; para poder evaluar si estas personas han cometido un delito de incitación al odio y retirar el vehículo de la vía pública.

Entre todo el barullo mediático, ha habido un político que ha dicho unas palabras en la televisión que me han parecido muy acertadas y  las quiero compartir hoy aquí. Ha sido algo así como:

– Escuchemos a esos padres y madres que sufren y aman a sus hijos cada día. Que tienen miedo, que ríen, que lloran y luchan por la libertad. Las personas que descalifican a los demás no se merecen más de un segundo en la escena pública; demos voz a los gurreros y guerreras que luchan por la felicidad de sus hijos y los quieren tal y como son.

Demos voz a asociaciones como https://chrysallis.org.es/ , los cuales sigo y admiro desde hace años. Padres y madres que realizan una labor incansable para mejorar la calidad de vida de sus hijos y la de todos, luchando contra la discriminación, el odio y la ignorancia.

La asociación cuenta con recursos, información, campañas, etc. para la visibilidad de estos chavales y para la aceptación social. Aquí adjunto uno de sus vídeos más conocidos, pero en su canal de YouTube o en su Web podéis encontrar mucha más información.

 

 

 

 

Moraleja de pueblo

Hola a todos!

Hoy os traigo una pequeña anécdota personal con un poquito de moraleja, de la cual estoy muy contento! Feliz por el resultado final, de cómo terminó una historia, que todos vaticinaron de fracaso desde el principio.

Todo comenzó cuando me mudé hace unos meses de la gran ciudad de London (Londres de mis amores!) a mi pequeño y muy querido pueblito de Cheste, Valencia, en el cual nací y crecí; dónde hoy residen mi familia y amigos.

Mientras transitaba hacía mi nueva vida en América me instalé allí. Debido a que la situación era un poco especial, decidí mientras esperaba el momento de partir rellenar mi tiempo con actividades varias. Lo primero que hice fue apuntarme al gym, por supuesto. Y más tarde me topé con las actividades de la Escuela Para Adultos, y allá que me apunté a restauración de muebles con un montón de señoras y señores que me triplicaban la edad! pero con un humor estupendo! Y una alegría que podían hacer reír al más deprimido del mundo. El caso es que me hice con una mesita vieja de casa de mi abuela, y me lancé a la aventura.

Por el camino escuché todo tipo de comentarios: te vas a aburrir, no va a haber nadie de tu edad, la gente mayor es un coñazo, no vas  a aprender nada, etc. Y yo asustado pensé:

Bueno, no pasa nada. Si no me gusta pues no estoy obligado a ir. Voy, pruebo unos días, y ya decido

He estado con ellos 5 meses, hasta dos semanas antes de volver a partir del pueblo, y la experiencia ha sido una maravilla! La profes es súper divertida y comprensiva; y los compañeros son abuelitos con nietos, pero parecen mucho más jóvenes que algunos adolescentes que conozco. Sin juicio, sin prisas, ayudándonos unos a otros y con mucha alegría trabajábamos cada jueves en el taller. Me despedí de ellos con mucho dolor de corazón porque son maravillosos! Y este fue el resultado final de mi trabajo:

1- Moraleja: No juzgues.

2: Mesita restaurada.

ANTES:

16806680_10212384288266562_6741744881360421942_n

 

DESPUÉS:
16729072_10212384285706498_590521158605200405_n