Madre

¿Porque yo madre?

No encuentro respuesta.

El agua corre entre las manos como el deshielo de la montaña corre por el río hacia el mar.

El vaso, siempre vacío. Siempre transparente.

No se vislumbra el final.

– Que he hecho mal, madre?

La piel arde como una quemadura que nunca termina. Y duele. La llaga nunca se cierra.

El rio nunca deja de correr como el miedo que nunca deja de perseguir.

Miedo a que hijo mio? Pregunta la madre.

Acuéstate en mi pecho. Descansa.

Se derrumba el hijo en lágrimas en los brazos de la madre. Mientras la madre le sostiene con la fuerza de mil hombres. La pena pesa más que sus huesos. Y no hay consuelo.

Entre mocos y lágrimas se escucha un balbuceo. Y la madre aguanta. Y aguanta.

-No te dejaré caer amor mío. Nunca. Cual es tu pena?

El hijo clava la mirada en los ojos de la madre como si fuese su último aliento.

– Soy gay, madre.

¿Todavía me quieres?

Anuncios

Esperanza

No. No. No.

No eres suficientemente alto. Ni suficientemente bueno. Ni delgado. Ni femenina. Qué mal estudiante! Que despojo. Que inhumano.

Solo basta con mirar de reojo para volver a escuchar a aquella maestra franquista o aquel compañero envidioso. Aquella vecina o aquel desconocido.

¿En qué momento señor mío permitimos tanta desidia? 

Que dañinas! Como balas que atraviesan los niños con el odio. Y los envenenan. Y luego los culpan. Los juzgan por su ira, por su rabia. Por un enfado tan legítimo, como legítimo fué el veneno de la serpiente.

Cómo hemos errado como padres. Cómo amigos. Cómo hermanos. Porque sólo había que cambiar los noes por sies.

Eres suficiente hija. Eres bueno. Eres preciosa. Eres única e irrepetible. Me encanta como dibujas. Cómo caminas. Esos tacones hijo; te quedan preciosos. 

Desapareció la rabia. 

Porque luego, es muy tarde. Tráeme flores en vida, amor mío. No me las traigas en muerte.  

Como un 25 de Abril portugués. Con la valentía de todas aquellas mujeres que se unieron para poner fin a la guerra y con flores taparon las armas.

Esas serán nuestras armas! Usaremos las flores para combatir el miedo. Y desaparecerá el enfado, y desaparaecerán los fantasmas de las aulas. Y las armas también se esfumarán de los recreos.

Y aquella madre podrá de nuevo dormir en paz.

Zapatitos rojos

huir 2

 

El  mundo que conocías, tú mundo, se esfumó. Se derribó como se derriba un montaña de naipes con el viento. Te dió la espalda por ser quién eres. Por ser mujer. La calle. La calles es más segura que los golpes y el odio. Corres.

Llega la noche y con ella el miedo, el frío y los fantasmas. Caminas a oscuras por la acera dirección a la luz. Porque el día es lo único que puede salvarte. Que se esfume pronto la oscuridad. Caminas con tu pequeña bolsa de deporte en la mano y tus zapatitos rojos de tacón. La vida se ha vuelto tan inestable como cada zancada que avanzan tus pies. Suena un violín de fondo. El suelo helado y sucio congela tus piernas.

No intentes cerrar los ojos, porque puede que sea este el último parpadeo. En ocasiones rezas al cielo para que lo sea. Hay que seguir. Hay que encontrar algo de comida. El hambre y el cansancio dibujan tu rostro. La tensión corrompe cada uno de tus pensamientos y ya no te quedan fuerzas para llorar. El silencio y la soledad invaden tu alma como el fuego invade el bosque. Y  lo convierte en cenizas.

Arañas los primeros rayos de sol con la esperanza de vivir un día más y sin darte cuenta te desplomas entre dos sillas de oficina. Y te hundes. Te hundes con esta sociedad. Cogidas de las manos soñando que algún día todo va a cambiar.

Suena un violín de fondo.

 

Gender Revolution Documentary

 

“Gender Revolution” ha cautivado mi corazón. Un documental producido por National Geographic para dar voz a aquellos que solo la tienen en Youtube.

Y quiero apuntar que Youtube me encanta y que luego hablaré de él; pero creo que tienen una audiencia  muy joven, maravillosamente dinámica y que está cambiando el mundo pero que no conecta del todo con personas de edades más avanzadas. Sin embargo, Netflix que es la plataforma a través de la cual he visto el documental es capaz de llegar a adultos, familias y otros segmentos sociales con más facilidad; al menos en América.

El documental habla de la historia y la evolución de las personas intersexuales y transgénero. Trata ambos conceptos exponiendo diferentes casos de jóvenes y adultos que se enfrascan en una conversación sobre de qué manera está el mundo cambiando en materia de sexualidad. Uno de los momentos que más me gustaron del documental fue la explicación sobre la diferencia entre el género y el sexo. Ese concepto que tanto cuesta a algunas personas y que se da en órganos diferentes. El sexo es la anatomía que tiene un a persona, mientras el género es lo que la persona siente. En ocasiones sexo y género se conectan y en otras ocasiones no. De ahí que exista todo un espectro tan diverso, ya que, “el sentir” no se puede controlar y puede que sea o no cambiante en el tiempo. El documental está dividido en tres partes: un pasado binario donde solo existía el hombrey  la mujer, con historias que reflejan el dolor y la ansiedad de una sociedad dominada por la moral católica; el presente con historias de familias que dan voz a sus hijos y abogan por que esos niños y niñas crezcan sanos y felices luchando contra viento y marea durante el proceso de  cambio; y un futuro en el que todos tienen esperanza, un rayo de luz al que agarrarse en la lucha, pero que todavía está muy lejos de aquello que todos anhelamos.

En el documental hay una diferencia abismal entre los testimonios de personas trans o inter que han vivido su proceso de transición en épocas diferentes. Un pasado lleno de rechazo y absoluta soledad, incertidumbre y desinformación y un presente realmente conectado. Y aquí es donde entra internet, Youtube, el mundo global y el acceso a la información. Nos encontramos con menores que graban sus experiencias saliendo del armario, sus procesos de reafirmación de sexo, sus miedos, sus esperanzas y las comparten en estos canales de forma pública para que en la otra punta del planeta si hay alguien que necesita sentir que no está sólo puede con un solo click conectar con alguien en la misma situación y establecer un diálogo. ¿No es una maravilla?

La ternura

 

EAL86734

Gata y yo tenemos muchas cosas en común. De hecho opino que Gata es un poco de cada una de todas nosotras; y nosotros.

Ella y yo nos tumbamos en la cama de la misma manera, boca arriba. Solemos imaginar que hubiese sido de nuestra vida si no hubiesemos dado ese último portazo; si no hubiesemos  robado las caricias de aquel extraño en una noche loca o roto a llorar con el último single de Lady Gaga. Ya he dicho que Gata somos un poco todas, porque todos somos en algún momento `Million Reasons´

Recuerdo tintarme el pelo, raparmelo, llevarlo largo y en cresta. Recuerdo las miradas de juicio, y mi cara de soberbia como respuesta. Porque a la gente le cuesta un poco lo diferente. Pero a Gata y a mi eso ya no nos importa. ¿A qué tú también te has sentido observado, como en el Gran Hermano de la vida?  Ya te he dicho que tu también eres Gata. Y espero que a ti tampoco te importe mucho la opinión ajena, porque al final del camino solo quedarás tú y tus actos.

Al pasar las páginas me vienen a la mente cientos de imágenes, como de diapositivas que se enganchan en una máquina antigua. Me acuerdo de mi amigo A. gritando `No a la guerra´ mientras yo sostengo una bandera libertaria. Recuerdo ponerme una camiseta de mujer, porque no hay nada malo en ser mujer. A Gata le sucede lo que a mí, pensamos que la revolución será feminista o no será.

Por si todavía no lo sabes, Gata es la protagonista del libro de una persona a la que quiero y admiro, mi amigo Roy Galán. Te animo a leerlo y a leerle, porque como ya he dicho tu también eres Gata, descúbrelo. Y a leerle, porque en sus dedos tiene el don de la revolución.

Niñas con pene y niños con vulva

 

1484059769_220032_1484060377_noticia_normal

 

No voy a decir su nombre. No porque les tenga yo ningún miedo, sino porque no se merecen ni una línea. Llevamos  varias horas hablado de esos descerebrados en las Redes Sociales, en Noticieros  Prime Time y conversaciones en casa o con amigos.

Este colectivo ha lanzado un autobús por las calles de España con un lema en contra de la libertad sexual de los niños y niñas de este país. Y en particular contra uno de los colectivos más vulnerables que existen; los y las menores transexuales.

El lema es ofensivo y cavernícola como ya todos sabemos, y según acabo de mirar en Change.org existe una campaña que pide su retirada con más de 70.000 firmas (Por supuesto, he participado, y animo a todo el mundo a hacerlo) Esta misma mañana autoridades políticas de Madrid y organizaciones sociales han puesto el asunto en manos de fiscalía; para poder evaluar si estas personas han cometido un delito de incitación al odio y retirar el vehículo de la vía pública.

Entre todo el barullo mediático, ha habido un político que ha dicho unas palabras en la televisión que me han parecido muy acertadas y  las quiero compartir hoy aquí. Ha sido algo así como:

– Escuchemos a esos padres y madres que sufren y aman a sus hijos cada día. Que tienen miedo, que ríen, que lloran y luchan por la libertad. Las personas que descalifican a los demás no se merecen más de un segundo en la escena pública; demos voz a los gurreros y guerreras que luchan por la felicidad de sus hijos y los quieren tal y como son.

Demos voz a asociaciones como https://chrysallis.org.es/ , los cuales sigo y admiro desde hace años. Padres y madres que realizan una labor incansable para mejorar la calidad de vida de sus hijos y la de todos, luchando contra la discriminación, el odio y la ignorancia.

La asociación cuenta con recursos, información, campañas, etc. para la visibilidad de estos chavales y para la aceptación social. Aquí adjunto uno de sus vídeos más conocidos, pero en su canal de YouTube o en su Web podéis encontrar mucha más información.

 

 

 

 

All I want For Christmas Is You

¡Holi a todos! Merry Christmas & `All I Want For Christmas Is You´

– Claro que si wapi!

– Porque, ¿Qué sería de esta época tan entrañable del año sin  escuchar a Mariah Carey?  Ya van más de 20 años coronada como la reina de los gorritos de Santa y su canción suena por doquier en cada planta de El Corte Inglés desde el 94.

Y cómo no podía ser de otra manera, un sinfín de personalidades (Y personajes varios) han querido realizar su propia versión de esta especie de villancico pop; y hoy que me siento muy Sarah J. Parker frente al ordenador, en pijama y viendo las luces de navidad desde la ventana, he decidido hacer un repaso a las mejores versiones de el `temazo´ que aquí nos concierne. Una pena que ella vea las luces de New York y yo las de mi pueblo. ¿Quién no daría la mano izquierda por pasar una blanca navidad neoyorkina cual Macaulay Culkin en `Home alone´ y vovler a casa con bien de Levi´s baratos en la mochila? – Yo si. Wapi.

¡Y empezamos la movida!

En el número 1 tenemos a mi querido James Corden que la está petando. Por que él es simplemente lo máximo y me encanta. Y ha invitado a Mariah y a varios artistas de la talla de Lady Gaga o Adele a cantar esta canción. El vídeo ya cuenta con más de 20 millones de visitas en YouTube. Por que claro, tela. Tela, marinera. Chorreo.

En segundo lugar, por supuesto, mi querido Justin Bieber en 2011 realizó junto a la cantante una nueva versión de la canción. – Eeehh ¿hola? ¿Pueden estar más guapos? MA-TO.

Y en tercer lugar, los chicos del coro `Out of the blue´ de la Universidad de Oxford, que me parece maravilloso todo lo que hacen. Son unos artistas de los pies a la cabeza, y en 2014 decidieron versionar está canción y pedir aguinaldo con ella para una buena causa. ¿Se puede ser más monos? Lo dudo.

No podría despedirme sin darle la mención de honor a una versión que poco respeta de la canción original. Pero, ¿que más da? Suficiente con ver a Mario, a las Nancys, un par de enanitos vestidos de Santa y un buen decorado de leopardo para estar en mi ranking.

¡Espero que os haya gustado! ¡Podéis comentarme cual de todos es vuestro favorito! Y si os apetece, buscad el vídeo original de los 90 de Mariah Carey, aunque, ya os advierto que está un pelín demodé. Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo a todos.