El tiempo es vida

“Porque las cosas realmente importantes suceden cuando menos las esperamos” Y eso es sencillamente lo que me ha sucedido a mi hoy.

Del lugar donde más sandeces veo al día con diferencia, porque es el lugar que más miro, evidentemente las estadísticas no fallan, he encontrado algo que no me esperaba en ningún momento.

Sin darme cuenta he sucumbido al poder de las fotos antiguas, esas que están en blanco y negro, y que no tienen asfalto, ni aceras e incluso algunas no tienen ni alumbrado público

Y he empezado a pensar en lo rápido que va el tiempo.

¿Porque no valoré en su momento las calles sin asfalto y me invade ahora la añoranza? Para los incrédulos de ciudad, yo conocí las rodillas sangrientas del camino de tierra de pueblo.

Y la pregunta en sí, tiene tela, y se acabaría la historia muy rápida diciendo:

“No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos” Pero yo con eso no me identifico nada.

Entonces, ¿que sucede cuando no  nos enseñan el valor de las cosas? La amistad, el primer beso, el esfuerzo y el dinero, el respeto, los bienes materiales, etc.

Que la nada es el todo. Porque nada es el valor de las cosas.

Y cada vez las cosas se ponen más feas, pues el avasallante mundo material en el que vivimos en la actualidad, nubla la sensación del valor.

Debido a mi profesión, y por lo tanto a lidiar con madres muy enfadadas con su pequeños niños/adolescentes, me he dado cuenta que estos no desarrollan el sentimiento de valor propiciado en gran medida porque no han realizado un proceso de aprendizaje de dicho concepto;  y si eso es así, es porque nadie se lo ha enseñado.

Terminaré diciendo que no se puede pedir valor a algo que no lo tiene. Si quieres que se desarrolle dicho sentimiento, enseñalo y hazlo valorando lo que haces, y seguramente algún día el pequeño niño/adolescente travieso mire un puñado de fotos viejas sin asfalto, y añore lo que hoy no tiene.

Y se dará cuenta de lo importante que fue que alguien le enseñara a valorar.

Anuncios

Un pensamiento en “El tiempo es vida

  1. Me ha encantado tu comentario Emilio. Me parece que refleja la realidad que estamos viviendo con las nuevas generacions de esta época posmoderna que nos toca vivir. Pero creo que somos los que vivimos otra época, en donde las cosas tenian un valor y nos los enseñaban a apreciar, los que tenemos quer pararnos a reflexionar qué estamos haciendo con nuestros hijos, primos, sobrinos etc. El mundo es el lugar de todos, pero los que lo van a tener que seguir moviendo son ellos y si nos les damos las herramientas para un correcto funcionamiento, no se en que los convertiremos. Está bien que se fijen en lo material y que les guste tener de todo, pero deben de saber de dónde sale y el sacrificio que cuesta el conseguir todas esas cosas. Además, enseñarles que hay más alla de los coches, los móviles, las casas, la ropa…que cuándo quitas todo esto qué queda: TU FAMILIA, TUS AMIGOS, es decir, LAS PERSONAS.

    Gracias por tus reflexiones.

    Henar Fernández-Trabajadora Social de Oviedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s