Obesidad infantil. Un problema muy gordo

oi

A día de hoy, y embebidos en el fervor de los excesos navideños  debemos, niños, adolescentes y adultos, plantearnos más que nunca los problemas que muchos jóvenes y familias pueden y están sufriendo derivados del sobrepeso infantil. Más comúnmente denominado Obesidad Infantil.

No hay límites en las mesas estos días, turrones y mazapanes invaden cada cena y cada comida; y no sólo los dulces son el principal problema de los empachos navideños. Se come en cantidades ingentes  varios platos, colmados de marisco, carne o pescado regados con un buen vino como marca la tradición, y se finaliza el ritual con un café, mucho chocolate y una copita de cava.

Y luego, la cuesta de Enero se hace mucho más pesada. ¿Y que pasa en los niños? 

Aparece la obesidad infantil  que consiste en  un exceso de grasa corporal que pone en riesgo la salud de los niños. 

El aumento de peso ocurre cuando hay un excedente de energía que se almacena en forma de grasa. Se come más de lo que se necesita y/o se gasta muy poco a través del movimiento.

En España, la obesidad infantil se ha visto disparada principalmente debido a que los niños se mueven menos y tienen una menor calidad alimentación en sus hogares y comedores. Sin embargo, el problema es muy complejo.

Como causas de la obesidad infantil entran en juego factores genéticos, ambientales, sociales y emocionales, que en los niños son mediados en particular por su interacción con la familia.

El estilo de alimentación familiar es uno de los principales factores por el cual un niño llega a los extremos de la obesidad. Hay errores comunes en la forma en que alimentan los padres a los niños, que pueden causar el problema, como pueden ser: el exceso de control de alimentación o la poca estructura en la alimentación. 

Las consecuencias que puede tener la obesidad infantil, son las razones por las cuáles se debe  intervenir pronto cuando se detecta una desviación en la tendencia de crecimiento del niño.

Si bien es cierto que muchas consecuencias se empiezan a manifestar con el paso de los años, hay a corto plazo señales que son buenos indicadores de que el exceso de peso está pasando factura en el bienestar físico y emocional de los niños.

– Pie plano y rodillas en forma de “X”.

– Problemas en la columna vertebral. 

– Pseudotumor cerebral. Señal de alerta: Dolores de cabeza, visión borrosa.

– Apnea del sueño. Señal de alerta: ronquidos, fatiga y somnolencia durante el día.

– Enfermedad biliar. Señal de alerta: dolor abdominal.

– Acantosis nigricans. Señal de alerta: manchas rugosas café oscuro.

Aquí adjunto un interesante Blog sobre nutrición, llevado por:

cropped-befunky_viewfinder_32323232

http://monocomebanana.wordpress.com/

Paula Cortés.   Diplomada en Nutrición por la Universidad de Valencia. Estudiante de Grado en Tecnología De los Alimentos por la Universidad Autónoma de Madrid, y colaboradora con ECOCAMPUS UAM.

 Podéis enviarle  todo tipo de preguntas, dudas, sugerencias, ayuda, etc.  vía on-line; así como asesoramiento a la hora de buscar un recurso más especializado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s